microplásticos

Microplásticos: de palabra del año a conciencia social

[Actualizado en junio de 2021. Fuentes Vivir sin plástico y Planeta Mauna Loa]

Hace unos días despedimos 2018 y la Fundéu BBVA, que todos los años elige la palabra del año, ha escogido “microplásticos” como la palabra más significativa.

 

Qué son los microplásticos y qué impacto tienen en el medio ambiente

 

Pero ¿qué son los microplásticos? y ¿por qué son tan importantes para ser elegida como “palabra del año” 2018?

Están presentes en nuestro día a día y son pequeños fragmentos de plástico causantes de que la contaminación del planeta esté llegando a límites insospechados. Son una de las principales amenazas para el medioambiente y se sospecha que podrían perjudicar a la salud ya que son ingeridos por algunos de los animales que luego comemos o se diluyen en el agua que acabamos bebiendo, dado que las depuradoras son incapaces de filtrarlos.

 

 

Las industrias fabricantes de plásticos crean las llamadas microesferas que se utilizan en productos de cosmética como exfoliantes o jabones o en productos de limpieza del hogar. Estas no son dañinas para la piel. pero cuando se van por el desagüe es cuando comienza el problema.

Un millón de aves y más de 100.000 mamíferos marinos mueren al año a causa de estos minúsculos plásticos y en 2013 se ha confirmado la gran contaminación que supone para nuestros mares que se han convertido en el vertedero más grande del planeta.

Las organizaciones ecologistas y científicos llevan tiempo alertando de este problema y gracias a la presión social y mediática suena con más fuerza en los últimos años.

Lo cierto es, que aunque es un problema a nivel global, cada uno podemos cambiar nuestros hábitos y frenar la gran contaminación que los microplásticos están causando al entorno.

 

 

“Dieta a base de microplásticos”

 

Este es el título (más o menos) que emplea Planeta Mauna Loa en una de las newsletters que envían cada semana recopilando las noticias sobre medioambiente que más les han llamado la atención.

En la que te he enlazado hablan sobre la presencia de plástico en la sal y en el agua y sobre la dificultad de conocer el impacto en nuestra salud. Explican que podemos llegar a ingerir una masa de partículas del tamaño de una tarjeta de crédito al año y que no se sabe el tiempo que permanece en el cuerpo humano. Piensa en el agua embotellada, en la comida preparada de microondas o en el vaso de café para llevar, todos se descomponen y emanan químicos (bisfenoles, ftalatos…) que no son inocuos para el organismo.

Teniendo en cuenta que 5000 millones de toneladas están desintegrándose ya en la tierra y que cada año se fabrican 400 millones de toneladas el futuro, industria, gobiernos y consumidores deberíamos poner más energía en mejorar este punto.

Me gustaría añadir los datos de un estudio  que identificó 10.500 sustancias químicas en el plástico. De las que 2.109 están  en contacto con alimentos. Muchas de ellas podrían ser problemáticas pero la falta da datos y de transparencia desde las fuentes de esas sustancias no permite clasificarlas.

 

También microplásticos en el aire

 

¿De dónde proceden?

  • De microfibras que se desprenden de tejidos sintéticos (ropa, alfombras, céspedes artificiales…)
  • De pinturas plásticas.
  • De neumáticos.

Al vestir, al lavar, al movernos… se produce un rozamiento que suelta microplásticos a la atmósfera. Y el viento lo transporta de aquí para allá.

 

Consejos para evitar los microplásticos

 

  • Hazlo tú mismo o DIY
      1. Prepara tu propio exfoliante con café molido o azúcar.
      2. Elabora pasta de dientes casera con arcilla y sal
      3. Confecciona tus bolsas de tela para hacer la compra.
  • Destierra los productos de “usar y tirar”.
  • Evita el consumo de botellas de plástico o en su defecto no las reutilices. Yo compré un recipiente de acero vitrificado que contiene una unidad filtrante de barro, plata coloidal y carbón activado. Elimina microplásticos, cloro, bacterias…Se llama Ecofiltro y estoy encantada.
  • Elige algodón, lino, cáñamo o tencel frente a otros tejidos sintéticos como el poliéster, elastano o nylon. Si haces deporte te recomendamos seguir a Planeta Incora.
  • En casa:
      1. Ventila bien las casas
      2. Aspira con frecuencia
      3. Quitate los zapatos antes de entrar

Es importante no solo cambiar hábitos sino también reconocer esos plásticos en las etiquetas de los cientos de productos que nos rodean. Por ejemplo,

  • el polietileno, aparece como (PE), se recicla en tejidos sintéticos (PET)
  • el polipropileno, como (PP), se usa en tapones y se recicla como cajas, contenedores o muebles.
  • el policloruro de vinilo (PVC) es el más peligroso. Se usa en tuberías, cables, botellas de detergente…
  • el polietileno glycol, aparece como PEG- seguida de un número,
  • el polimetacrilato de metilo se encuentra con estas iniciales (PMMA)
  • el poliestireno (PS) se reconoce como porexpan.
  • el plástico identificado con un número 7 no se puede reciclar

Tienes que saber que los distintos tipos de plástico no se pueden reciclar juntos y que es muy difícil identificarlos para separarlos. Por eso, lo mejor es evitarlos.

Te animo a que pongas en práctica uno de los consejos mencionados más arriba. Solo uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones de la web *

Responsable: María José Ibarz Gutiérrez
Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios
Legitimación: Consentimiento.
Destinatarios: No se ceden a terceros.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los
datos en maria@malditamaria.es así como el derecho a presentar una reclamación ante
una autoridad de control.
Información adicional: En Politica de privacidad de
Maldita Maria , encontrarás información adicional sobre la recopilación y el
uso de su información personal ,incluida información sobre acceso, conservación,
rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.